Elegir entre préstamo personal o hipoteca para financiar la compra de vivienda

Aunque el préstamo hipotecario es la fórmula de financiación más habitual a la hora de adquirir una vivienda no es la única. También existe la posibilidad del préstamo personal. La concesión de una hipoteca o préstamo personal no difieren en sus condiciones pero a la hora del impago a la entidad bancaria le resultará más difícil cobrar la deuda en el caso de un préstamo personal ya que en la hipoteca la propia vivienda es garantía del préstamo. Es cierto que en un préstamo personal no hipotecario se responde con todos los bienes del cliente pero esta labor es más complicada ya que obliga a buscar los bienes del deudor que puede haber cambiado la titularidad de su patrimonio para no hacer frente a embargos. Por contra en un préstamo hipotecario en caso de impago la entidad bancaria se quedará con la vivienda hipotecada y si su venta no sirviera para satisfacer la totalidad d ela deuda el cliente debería responder con su patrimonio presente y futuro de la deuda restante.

Sin embargo frente a esta ventaja los préstamos personales presentan otros inconvenientes. El primero de los inconvenientes que nos encontramos en un préstamo personal es la cuantía de los intereses. Son mucho más elevados que en el caso de las hipotecas (que están referenciadas al Euribor). El segundo es que los plazos de amortización de un préstamo personal suelen ser más cortos que en el caso de un préstamo hipotecario. Sumados ambos inconvenientes las cuotas mensuales por un préstamo personal para la compra de una vivienda son sustancialmente mayores que las correspondientes a un préstamo hipotecario.

Y si necesitas buscar un abogado podrás encontrarlo aquí.

Tagged with 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *