Guía para indemnizaciones por accidente de tráfico

¿Qué hacer en el momento del accidente?

Es recomendable llegar a un entendimiento entre los propietarios de los vehículos afectados en una colisión y cumplimentar el parte amistoso de accidente que facilitan las compañías de seguros. En este documento se recogen los datos de las partes, del vehículo, de los respectivos seguros de accidente y los daños de cada vehículo. Deben firmarlo los conductores afectados.

Si no hay acuerdo entre las partes respecto a las causas del accidente, se debe avisar a la policía para que elabore el atestado. Este documento es una prueba fundamental para determinar quién ha sido el responsable del accidente y reclamar la reparación de los daños a las compañías de seguros.

Si el responsable del accidente o el otro conductor implicado niega su colaboración o se da a la fuga, se deben anotar todos los datos que sirvan para identificarle: la matrícula del vehículo que huye y el teléfono de los testigos del accidente.

Si existe la posibilidad puede ser útil fotografiar o grabar la escena del accidente y el estado en que quedaron los vehículos tras la colisión.

Si el conductor o los acompañantes han sufrido alguna lesión, se debe acudir a los servicios hospitalarios de urgencias y solicitar que en los partes de asistencia médica se recoja que los daños son consecuencia de un accidente de circulación.

¿Qué hacer a continuación?

El plazo para notificar lo ocurrido en la compañía de seguros es de siete días después del accidente. Si se quiere interponer una denuncia el plazo es de seis meses y de un año si se trata de una demanda civil.

La compañía aseguradora tiene la obligación de contratar un abogado que asesore y defienda los intereses del asegurado. En todo caso el asegurado es libre de escoger un letrado de su elección cuya minuta abonará la compañía de seguros.

Si se acude a especialistas para el tratamiento, operación o rehabilitación de las lesiones hay que solicitar los informes médicos. Son documentos que se aportarán para elaborar la reclamación de la indemnización.

Es conveniente conservar los justificantes, recibos y facturas relativos a los gastos médicos, farmacéuticos y correspondientes a desplazamientos durante la rehabilitación para incluirlos en la indemnización.

¿Quién puede ser indemnizado?

El conductor del vehículo que no ha sido culpable del percance incluso si carece de seguro de vehículo.

El resto de ocupantes tanto del turismo culpable del incidente como del utilitario víctima del choque (ya se traten de coches, camiones, furgonetas, motocicletas o ciclomotores) así como de los vehículos implicados en el siniestro.

El peatón afectado salvo que el accidente sea culpa exclusiva de la víctima.

En caso de fallecimiento el derecho a indemnización pasa a los familiares de la persona fallecida dependiendo del grado de parentesco y el nivel de dependencia económica con la víctima entre otras cuestiones.

¿Quién tiene que indemnizar?

La obligación de indemnizar corresponde a la compañía de seguros del vehículo responsable del accidente. Si el vehículo no está asegurado o si el conductor se da a la fuga la indemnización recae en el Consorcio de Compensación de Seguros, entidad pública adscrita al Ministerio de Economía.

¿Cómo se reclama?

Hay dos vías. La extrajudicial por la que la compañía de seguros está obligada a presentar una oferta de indemnización para la parte reclamante. Para ello, siempre que la responsabilidad del asegurado está acreditada y el daño cuantificado, dispone de un plazo de tres meses desde la recepción de la reclamación. Esta propuesta debe contener obligatoriamente, de forma desglosada, los documentos, informes o cualquier otra información de la que se disponga para la valoración de los daños. De esta forma, el reclamante tiene los elementos necesarios para decidir si está conforme o no con la oferta y, por tanto, si la acepta o la rechaza. Si la aseguradora no cumple esta obligación estará incurriendo en una sanción administrativa. Si no hay acuerdo se pasa a la vía judicial.

La vía judicial requiere una denuncia para iniciar el procedimiento penal, o bien una demanda ante los juzgados civiles. El procedimiento penal es el apropiado si a consecuencia del accidente se padecen lesiones cuyo periodo de curación es largo. La denuncia tiene gran valor porque su tramitación supone la evaluación de un médico forense del Juzgado. Es un informe independiente muy útil para negociar con la compañía aseguradora. En cambio, sólo es posible acudir a la vía civil si los daños han sido materiales o si se ha agotado el plazo de seis meses para iniciar el proceso penal.

¿Qué y cuánto se indemniza?

Los daños indemnizables son tanto los personales (físicos y psíquicos) como los materiales y los correspondientes a la asistencia médica, farmacéutica y hospitalaria siempre que estén justificados y relacionados con la asistencia prestada.

La cuantía de la indemnización se fija según el baremo que establece la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor que se revisa cada año. Este índice distingue si el accidente causa la muerte de la víctima, secuelas permanentes e incapacidad o baja temporal. La indemnización es diferente en cada caso y su forma de calcularla también.

Si las lesiones son irreversibles, el baremo establece una clasificación de 1 a 100 puntos que valoran la gravedad del daño.

Si se han generado incapacidades temporales, la suma de dinero compensatoria se calcula al multiplicar el número de días de incapacidad por la indemnización que corresponda según la edad.

Si hay víctimas mortales, la compensación varía en función de las circunstancias personales del fallecido y del grado de parentesco con los familiares que tienen derecho a recibirla.

Las cifras pueden crecer o disminuir ya que el baremo establece unos coeficientes reductores o aumentadores. Entre ellos están las rentas de la víctima, si la víctima es un cónyuge separado con derecho a pensión, el fallecimiento de los padres en el accidente o si tanto receptor como víctima tienen alguna discapacidad. La concurrencia de la propia víctima en el siniestro, que haya hijos de cónyuge separado, que la víctima fuese hijo único o una embarazada que perdiese el feto son también coeficientes reductores o aumentadores en cada caso. Incluso la edad o la profesión de una persona son argumentos que determinan la indemnización.

En cuanto a los daños materiales se cuantifica el valor de mercado de los bienes dañados o perdidos.

En todo caso las indemnizaciones por accidente de tráfico en España están entre las más bajas de Europa.

Y si necesitas buscar un abogado podrás encontrarlo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *