La renta en un arrendamiento

La renta es la cantidad de dinero que el inquilino entrega al arrendador a cambio de la posesión de la finca pudiendo realizarse este abono con la periodicidad que se acuerde siendo por defecto mensual. Igualmente el pago de la renta se realizará en el lugar y por el procedimiento que se
acuerde o, en su defecto, en metálico y en la finca arrendada, siendo hoy día lo más habitual la transferencia a través de una entidad bancaria.

La actualización de la renta durante los cinco primeros años de vigencia del contrato se podrá realizar en la fecha en que se cumpla cada año de contrato teniéndose en cuenta la variación del IPC en los últimos doce meses desde el momento en que tenga lugar dicha actualización. Transcurridos esos cinco años la renta podrá actualizarse como se haya acordado entre las partes y en su defecto según lo dispuesto en el apartado anterior.

La renta actualizada se podrá reclamar al arrendatario a partir del mes siguiente de aquel en que el arrendador comunique al inquilino por escrito la cantidad a la que asciende dicha actualización. En caso de que el inquilino así lo pidiera el arrendador tendrá que mostrarle las estadísticas del INE que indican esa subido del IPC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *