Qué es un clip hipotecario

Un clip hipotecario es un producto por el que el usuario se asegura de que no pagará más de un determinado tipo de interés aunque el Euribor suba. Pero en el caso de que baje no sólo se pagará la cuota según el tipo de interés pactado sino que también se deberá abonar al banco la diferencia con el valor real de este índice.

El clip hipotecario opera como un seguro contra la subida de los tipos de interés. Al ser un producto derivado no figura en las escrituras del inmueble ni en el contrato de la hipoteca y se firma con el banco en un documento aparte. Al contratarlo el cliente cuya hipoteca está sujeta a un tipo de interés variable se asegura de que no pagará más de un determinado porcentaje aunque éste suba y, además, en ese caso tiene derecho a cobrar la diferencia. La contrapartida es que, además de establecer un «techo», también fija un «suelo». En el caso de que el Euribor baje quien ha contratado un clip hipotecario no sólo pagará la cuota según el tipo de interés pactado, sino también la diferencia con el valor real del Euribor.

Los clips hipotecarios se contratan por un periodo determinado que suele oscilar entre uno y cinco años. Durante ese tiempo rigen sus condiciones y si se quiere rescindir el contrato el coste por cancelación anticipada puede llegar al 15% del importe del clip que se contrató.

Este producto ha dado lugar a numerosas sentencias judiciales que habitualmente han respaldado a los consumidores frente a las entidades bancarias debido a la falta de información proporcionada por éstas a la hora de contratar el clip bancario.

Otros nombres por los que se conoce al clip hipotecario son «swap», «cobertura de tipos», «cobertura hipoteca», «cuota segura» o «permuta financiera».

Tagged with 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *