Quién, cómo, cuándo y cuánto de la nueva amnistía fiscal

La amnistía fiscal puesta en marcha desde el Gobierno es una regularización extraordinaria que tiene como fin conseguir que aflore el dinero negro para recaudar lo máximo posible y así equilibrar más fácilmente las cuentas españolas.

La entrada en vigor de esta medida es el lunes 4 de junio de 2012 y finaliza el 30 de noviembre pudiendo acogerse a ella todos aquellos contribuyentes ya sean personas físicas o jurídicas que tengan bienes, derechos o dinero en efectivo no declarado con anterioridad al 31 de diciembre de 2010 afectando por tanto al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), al Impuesto de la Renta de no Residentes y al Impuesto de Sociedades (IS). En el caso de cantidades depositadas en cuentas abiertas en entidades que se dediquen al tráfico bancario o crediticio con carácter general se tomará en consideración su importe a 31 de diciembre de 2010, bastando para el dinero en efectivo que se declare que lo tenían antes del 31 de diciembre de 2010 y lo ingresen en una cuenta bancaria. También podrá regularizarse el dinero de testaferros siempre que se pongan a nombre del verdadero titular antes de que acabe el año 2013.

En estos casos bastará con depositar la cantidad en una cuenta a nombre del declarante  y a continuación presentar una declaración tributaria por la que tributarán a la Hacienda española el 10% de esa cantidad (según algunos despachos de abogados en algunos casos podría ser más beneficiosa la regularización sin acogerse a la amnistía). Además las empresas pueden traer a España el dinero depositado en paraísos fiscales tributando sólo al 8%.

Los modelos de declaración a rellenar serán el modelo 750 (autoliquidación) y el modelo D-750 (relación de bienes y derechos) y se presentarán vía telemática a través de internet bien por el titular o bien por un tercero que actúe como su representante. El declarante deberá disponer de un Número de Identificación Fiscal (NIF) y estar incluido en el Censo de Obligados Tributarios.

El procedimiento a seguir es que el mismo día que se presente la declaración habrá que realizar el ingreso correspondiente salvo que existan problemas técnicos en cuyo caso el plazo se alarga hasta el segundo día hábil después de hacer el ingreso.

Aquellas personas o entidades que ya estén siendo investigadas por Hacienda no podrán acogerse a la amnistía fiscal.

Los datos referentes a la amnistía fiscal serán de carácter reservado.

Tagged with 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *