Rechazada una demanda civil por no examinar el escroto de un pasajero

Marcel Cote, un residente de Westmount, Canadá, vio rechazada esta semana su demanda contra la compañía aérea Air Transat. El demandante se quejaba de la falta de atención médica apropiada durante el vuelo.

Por lo visto el 15 de febrero de 2008, durante un vuelo desde Montreal a Puerto Vallarta, Cote se encontraba en su asiento de clase bussiness cuando, transcurrida una hora desde el despegue, empezó a sentirse mal. En el baño pudo comprobar que parecía sangrar por sus genitales. Asustado llamó a un asistente de vuelo, pero cuando se dio cuenta de que se trataba de una mujer pidió que le atendiera un asistente varón. Así se hizo, y Cote le solicitó que examinase sus genitales para comprobar cuál era la naturaleza exacta del problema. A esto el asistente de vuelo se negó y en su lugar le alargó papel higiénico. Cada vez más nervioso Cote expresó su deseo de ver a un doctor, pero los asistentes de vuelo le dijeron que lo harían si la situación se agravaba. Tres horas después, ya en Puerto Vallarta, Cote acudió a un hospital donde se diagnosticó que se le había roto una vena cerca de su escroto. La herida se cerró con tres puntos de sutura.

Al regresar de su viaje Marcel Cote demandó a la compañía aérea y a su tripulación por no proporcionarle apropiada asistencia médica, pidiendo una indemnización de 8.000 dólares por la angustia sufrida y por haberle estropeado las vacaciones que iba a pasar con su mujer en México.

Finalmente su demanda fue rechazada ya que la juez del asunto consideró que los asistentes de vuelo no tienen la obligación de hacer un examen médico a un pasajero ya que carecen de los conocimientos necesarios, especialmente en este caso donde la situación no indicaba que el estado de salud del señor Cote corriese auténtico peligro hasta el punto de necesitar atención inmediata de un doctor. Cote ha acabado pagando las costas de la defensa jurídica de Air Transat, valoradas en 189 dólares.

Y si necesitas buscar un abogado podrás encontrarlo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *